Mi gato tiembla

Mi gato tiembla: 8 posibles causas

¿Alguna vez has visto a tu gato temblar? Esta acción tan repetida a veces en algunos felinos puede ser una manifestación involuntaria consecuencia de la contracción y relajación de los músculos del animal. En ocasiones no tiene por qué significar nada malo, pero en otras, es recomendable acudir al veterinario con el fin de realizarle un diagnóstico y poder establecer un tratamiento si fuera necesario.

Los temblores en gatos pueden producirse en todo el cuerpo, en solo una parte, de manera continua o de forma puntual. Por ello, es fundamental conocer cuáles son las posibles causas y sus síntomas para poder actuar rápidamente y evitar complicaciones.

¿Por qué mi gato tiembla?

Seguro que en más de una ocasión te has preguntado eso de “¿por qué mi gato tiembla?”. Si esto es así, es porque tu felino ha hecho en alguna ocasión, de manera involuntaria, una contracción de sus músculos algo extraña. Y es que este movimiento involuntario puede aparecer de forma violenta y hacernos preocuparnos por dicha situación.

A continuación, te contamos 8 principales causas por las que puede producirse que el gato tiemble.

Temblor en gatos: posibles causas

¿Conoces cuáles pueden ser las causas del temblor en gatos? Estas 8 causas suelen ser los motivos más comunes por los que pueden aparecer estos movimientos extraños en gatos:

  1. Hipotermia: es una de las causas más comunes de los temblores en gatos. La hipotermia en gatos se produce con una temperatura menor a 36ºC. Si esto sucede, deberás proporcionarle al felino una fuente de calor mediante, por ejemplo, con una manta. En caso de que el temblor continúe, acude lo antes posible al veterinario.
  2. Fiebre: el aumento de la temperatura corporal también puede producir temblores en gatos. En caso de apreciar que su temperatura es superior, acude al veterinario lo antes posible para evitar posibles complicaciones e incluso la aparición de un shock térmico.
  3. Sueño profundo: los temblores en gatos no siempre tienen por qué ser sinónimo de complicaciones en la salud del animal. En ocasiones, ese temblor puede deberse cuando el gato entra en una fase muy profunda de sueño.
  4. Hipoglucemia: cuando los niveles de azúcar en sangre disminuyen, pueden aparecer temblores en gatos. En caso de que esto suceda, puedes probar intentar aumentar dichos niveles con un poco de azúcar diluido en agua o miel. De todos modos, es necesario que acudas al veterinario para mejorar su estado de salud.
  5. Dolor: en caso de dolor extremo, los temblores en gatos también pueden aparecer. Es importante acudir al veterinario y no proporcionarle ningún medicamento sin la aprobación de un profesional.
  6. Falta de minerales o vitaminas: si tu gato carece de algún nutriente en su alimentación, puede que presente deficiencia de vitaminas y/o minerales.
  7. Intoxicación: si tu gato ha estado en contacto o ha ingerido alguna sustancia tóxica puede que este sea el caso de sus temblores. Si crees que esta puede ser la causa, acude urgentemente al veterinario.
  8. Shock: si no llega a los tejidos y a los órganos la cantidad de oxígeno y sangre adecuada, pueden producirse una serie de temblores junto a otros síntomas como aumento del ritmo cardiaco y extremidades frías. Es fundamental que acudas urgentemente al veterinario en caso de que eso suceda.

Los temblores en gatos, como puedes apreciar, pueden producirse por diferentes motivos o causas. Ante la menor sospecha o duda, acude a tu veterinario para conseguir un diagnóstico certero y proporcionar al animal el tratamiento más eficaz.