lenguaje gatos

Lenguaje de los gatos. ¿Qué quiere decir nuestro felino?

¿Alguna vez tu gato ha maullado y no entendías que te quería decir? ¡No te preocupes, es normal! El lenguaje felino es más amplio y complejo de lo que creemos. A continuación te damos algunas claves para aprender a interpretar el comportamiento de los gatos y sus gestos.

Lenguaje felino: aprende a interpretarlo

Los gatos expresan su estado de ánimo o necesidades a través de diferentes acciones como el maullido, el ronroneo o el bufido. Por ello, es fundamental que cualquier persona que tenga un gato sepa interpretar estas señales para mejorar la comunicación y relación entre ambos.

Gestos en gatos: lo que quieren decir

Es importante remarcar que el lenguaje felino y el comportamiento de los gatos difiere bastante del canino. Así, por ejemplo, el movimiento de la cola en perros significa alegría mientras que en los gatos puede estar indicando desconfianza o incomodidad. Por este motivo, en caso de que convivas con perro y gato, deberás conocer las diferencias entre el lenguaje de ambos animales.

En los gatos la mirada es, sin duda, un aspecto muy importante que deberás aprender a interpretar. Si tu gato fija la mirada en algo o en alguien de manera permanente, puede indicar amenaza. Si además el gato no se mueve, se esconde e incluso solo mueve los ojos, puede que el animal esté muy asustado. Si además las orejas las tiene en alerta y abiertas como para escuchar cualquier sonido de su alrededor, la cola hinchada y el lomo erizado, está preparado para atacar.

Y es que el miedo es una de las sensaciones más fáciles de ver en los gatos. Pelaje erizado, posición curvada, pupilas dilatadas y orejas muy atrás son claras señales de que hay algo que le produce temor. Además, cuando los gatos se sienten en peligro pueden llegar a emitir un maullido muy característico y fácilmente identificable como un gruñido.

Al igual que el miedo, es fácil identificar cuando un gato se siente cómodo y feliz. Incluso puede detectarse cuando un gato quiere comida: su maullido es limpio, su posición corporal es relajada y las pupilas de los ojos suelen estar en posición vertical, mirando en todo momento a la persona que puede darle de comer.

La posición de la cabeza también nos puede indicar estados de ánimo en los felinos. Así, si un gato estira la cabeza suavemente hacia delante, significa que quiere mimos, pero si por el contrario agacha la cabeza, puede que algo le esté generando miedo o desconfianza.

Incluso el movimiento de las orejas puede estar indicando felicidad si las mueve hacia arriba o defensa si se posicionan hacia los lados. También los bigotes son un claro indicador del estado de ánimo de los felinos: extendidos hacia delante significa curiosidad; el movimiento rápido es sinónimo de temor.

Como ves, la comunicación y gestos de los gatos es sutil, pero con el tiempo y estas claves llegarás a comprender el lenguaje de los felinos y a interpretar rápidamente cada acción del día a día. Observa a tu gato y comienza a mejorar la relación con él aprendiendo a interpretar su lenguaje felino.