diarrea en el gato

La diarrea en el gato

Al sufrir diarrea, el gato produce heces blandas o acuosas, pudiendo también defecar con más frecuencia de lo normal. La diarrea no es una enfermedad en sí, sino un síntoma de un trastorno con varias causas posibles.

Muchos gatos padecen tarde o temprano trastornos intestinales temporales en forma de diarrea. Sobre todo en los ejemplares más jóvenes, el motivo suele estar en una infección intestinal provocada por parásitos, virus o bacterias. El pronóstico suele ser bueno mientras mantenga un estado de salud aceptable y se alimente como de costumbre.

Otras causas de la diarrea pueden ser:

Síntomas

Los síntomas pueden variar dependiendo de la causa subyacente. Aparte de la diarrea, el gato puede experimentar vómitos, pérdida de apetito, a veces fiebre, deterioro generalizado del estado de salud, adelgazamiento y, en algunos casos, mal estado del pelaje.

¿Cuándo debe visitarse al veterinario?

Busca asistencia veterinaria de urgencia en los casos siguientes:

Busca asistencia veterinaria también en los casos siguientes:

Diagnóstico

En la visita al veterinario, este preguntará la edad del gato, cuánto tiempo lleva con diarrea, el aspecto de las heces y su frecuencia de defecación, si el animal muestra un apetito normal, si ha vomitado, si es un gato casero o de exterior, si se le ha desparasitado, si ha perdido peso, el tipo de pienso que come, su temperatura corporal, si sigue alguna medicación, etc.

El estudio clínico a menudo se suele complementar con análisis de sangre, radiografías y, en ocasiones, con ecografías y análisis de heces y orina. Si se sospecha que el gato alberga algún cuerpo extraño en el intestino puede realizársele una radiografía de contraste.

Tratamiento

Algunos gatos precisan ser ingresados para suministrarles suero intravenoso, alimentación, etc. En otros casos pueden tratarse en casa con una dieta blanda y medicación que proteja el intestino. Podrán aplicarse terapias adicionales en función de la causa subyacente.