Insuficiencia renal aguda en los gatos

Una insuficiencia renal aguda se caracteriza por una disminución repentina y persistente de la función normal de los riñones, provocada por la acción de sustancias tóxicas o por causas intrínsecas renales.

Causas

Existe una gran variedad de sustancias tóxicas pueden provocar una insuficiencia renal aguda en los gatos. Entre ellas podemos contar, por ejemplo, los Lirios o plantas liliáceas, el líquido refrigerante (etilenglicol) y diversos medicamentos.

Si se sospecha que el gato ha estado en contacto con alguna sustancia tóxica, es importante contactar lo antes posible con el veterinario.

Por otro lado, debemos mencionar, que las sustancias tóxicas no son las únicas responsables de una insuficiencia renal aguda. Infecciones en los riñones, reacciones inflamatorias y tumores, son también una causa importante de insuficiencia renal aguda en gatos. También causas congénitas como los riñones poliquísticos, típicos de los gatos persas y otras razas.

Síntomas

Los síntomas de una insuficiencia renal aguda pueden manifestarse repentinamente. El gato se muestra débil y cansado, deja de comer y sufre de dolores intensos en el abdomen. Vómitos y diarrea suelen observarse en muchos casos y en ocasiones más graves, el animal puede presentar síntomas neurológicos.

Al inicio de la enfermedad, es común observar un incremento en la ingesta de agua por parte de la mascota, lo que origina a su vez un incremento en la producción de orina. Por el contrario, una vez avanzada la enfermedad, el animal deja de producir orina.

Diagnóstico y Tratamiento

Para llevar a cabo el diagnóstico de esta enfermedad, el veterinario debe realizar un análisis de sangre para evaluar la función renal y determinar qué tan avanzada esta la enfermedad.

Mediante un examen de sangre, se comprueba entonces el modo en que los riñones filtran la urea (residuo de la descomposición de las proteínas) y otros residuos como la Creatinina. Un incremento de Urea y Creatinina en la sangre indican que estamos ante la presencia de una lesión renal.

Además de exámenes de sangre, es importante realizar también pruebas de orina para verificar si hay infecciones que puedan estar afectando la función renal y además sirve para medir la densidad de cristales, proteínas u otras anomalías.

Un examen complementario muy importante, es la ecografía de los riñones, ya que puede, indicar si hay lesiones de la arquitectura renal producida por ciertas toxinas, tumores, infecciones o la presencia de piedras y cálculos.

Se debe medir la presión arterial por si está alta.

Para el tratamiento de esta enfermedad, es fundamental la pronta administración de líquidos de forma intravenosa. La producción de orina y los valores renales, deben ser monitoreados constantemente para asegurar que los riñones recuperen su capacidad de filtración sanguínea.

Es importante que los gatos con este padecimiento sean atendidos rápidamente para garantizar el mejor pronóstico posible, ya que tras padecer de esta enfermedad, existe el riesgo de que el animal desarrolle lesiones crónicas en los riñones.

En AniCura disponemos de clínicas y hospitales veterinarios por toda España. La mayoría de ellos con urgencias 24 horas.