gatoshidrocefalia

Gatos con Hidrocefalia: El Caso Penélope

Te hablamos de Penélope, una gata de año y medio que hace un tiempo cambió repentinamente su comportamiento. Esta gata tan tranquila se volvió agresiva, tuvo convulsiones regulares y perdió el equilibrio. Algo no marchaba bien...pero ¿qué?

Cuando ocurrieron los problemas, el dueño de Pénélope la llevó a clínica AniCura, donde los veterinarios hicieron un escaneo del cráneo. El diagnóstico fue "Anomalía congénita de conformación de la caja craneal y desarrollo del cerebro con hidrocefalia en una etapa avanzada y reducción considerable del volumen del tejido cerebral. "

La hidrocefalia es una enfermedad causada por la acumulación patológica de líquido en los ventrículos, que es una especie de caries, y/o en los espacios entre las meninges del cerebro. Este líquido se denomina LCR (líquido cefalorraquídeo).

Esta patología se debe a la obstrucción de las vías de circulación del LCR, lo que significa que el líquido no puede evacuar el cerebro en sí. El fenómeno ocurre cuando el paciente tiene una inflamación o un tumor (hidrocefalia adquirida), pero también podría ser heredado de los padres (hidrocefalia congénita).  En ambos casos, los ventrículos tienen demasiado volumen y por lo tanto aumentan la presión dentro del cerebro y reducen el tejido cerebral.

El pronóstico era muy reservado y los veterinarios estaban preocupados. Los tratamientos médicos sólo son eficaces durante un corto período de tiempo, por lo que se necesita una intervención quirúrgica compleja para permitir mejoras duraderas. La tasa de éxito de estas intervenciones es de entre el 50 y el 80 por ciento.

Finalmente, el cuidador de Penélope aprobó la operación, siendo la primera de estas características realizada en esta clínica. Durante la  intervención, los cirujanos crearon un canal de drenaje artificial entre el cerebro y el abdomen (derivación ventriculoperitoneal) que permite la evacuación del CSB hacia la cavidad peritoneal donde será absorbido. La cirugía se lleva a cabo en tres etapas: colocación de un  catéter en los ventrículos cerebrales, colocación de un catéter peritoneal y finalmente una  conexión de los dos catéteres a una miniválvula. 

Después de una larga, meticulosa y exitosa cirugía Pénélope se despertó en la sala de recuperación. Un par de días más tarde estaba lista para volver a casa. Ahora Pénélope es un gato feliz que ronronea y disfruta cada segundo de su vida.