fases de la vida de un gato

Fases de la vida de un gato

¿Qué edad tiene tu gato? ¿Qué implica esto? La vida de un gato se divide en seis fases, cada una de ellas con sus propias características. Vamos a analizar el proceso de crecimiento y envejecimiento de un gato, de cachorro a anciano.

Al contrario que otros mamíferos pequeños, los gatos pueden vivir mucho tiempo. Las condiciones para ello varían, si bien la esperanza de vida media se encuentra entre 13 y 14 años. De hecho, muchos viven incluso más. Las fases de la vida de un gato no parecen ser notables a partir de cierto punto. Una vez han alcanzado la madurez, aproximadamente a los tres años, puede ser complicado determinar su edad. Sin embargo, no te dejes engañar: da igual qué aspecto o comportamiento muestre tu gato, sigue envejeciendo y atravesando las distintas fases de su vida. Entonces, ¿cuándo pasa un gato de ser cachorro a adulto?

Cachorro: 0-6 meses

Equivale a entre 0 y 10 años humanos.

Es una fase de crecimiento importante en la vida del gato, que cambia rápidamente de una semana a otra.
Mientras sea cachorro, el gato será travieso y juguetón independientemente de la raza, por lo que no se puede determinar si será tranquilo o salvaje cuando sea adulto. Comienza a educar al gato a partir de este momento y acostúmbrale a que le examinen partes del cuerpo, como dientes, orejas y garras. De esta manera, reducirás los problemas relacionados con esto en el futuro.

En esta fase, también se puede esterilizar al gato, concretamente a partir de los cuatro meses.

Joven: 7 meses-2 años

Equivale a entre 12 y 24 años humanos.

Tu gato ya es joven, curioso, juguetón y fuerte. Esta fase de la vida también implica que alcanza la madurez sexual; de hecho madura de forma general, tanto física como emocionalmente. Si no le has esterilizado, puede que empiece a comportarse de manera no deseada a partir de ahora.

Como al gato joven le encanta explorar su entorno, las cuestiones de salud que pueda padecer suelen derivarse de infecciones u otros problemas causados por la caza y las peleas. También recibirá su primera vacuna de refuerzo, que le protegerá de algunas de las enfermedades infecciosas más comunes.

Adulto: 3-6 años

Equivale a entre 28 y 40 años humanos.

Tu gato ya es un adulto. Este período suele ser bastante tranquilo si está sano. Comprueba su estado de salud mediante controles periódicos de los dientes, el peso y el comportamiento en general. Los problemas dentales son comunes en muchos gatos adultos y pueden provocar dolor o caída de los dientes

Maduro: 7-10 años

Equivale a entre 44 y 56 años humanos.

Como ya se ha dicho, la edad de un gato no siempre coincide con su aspecto o comportamiento. Cuando alcanza la madurez, a menudo sigue pareciendo joven y siendo tan juguetón como antes, pero el riesgo de padecer algunos problemas típicos de los gatos mayores aumenta. Entre ellos, se encuentran la diabetes, la hipertensión, el cáncer o la obesidad. Presta especial atención a tu gato para detectar cambios en su conducta o estado de salud.

Senior: 11-14 años

Equivale a entre 60 y 72 años humanos.

¡Enhorabuena! Tu gato y tú os conocéis desde hace mucho tiempo. En este momento, muchos gatos optan por calmarse y apreciar sus rutinas. Cuando alcanzan esta etapa de la vida, es más probable que desarrollen algunas enfermedades, como demencia, problemas de la piel, cáncer, diabetes o artritis. Aun así, muchas de ellas pueden tratarse, por lo que no debes ignorarlas simplemente porque tu gato sea mayor. La obesidad también suele alcanzar su punto máximo en esta etapa (o un poco antes), de modo que puedes introducir algunos cambios en la alimentación. Comprueba la condición corporal y el peso de tu gato mediante controles periódicos, ya que pueden producirse cambios que no hayas detectado. Presta atención también a su estado de salud general.

Anciano: 15 años o más

Equivale a entre 76 y 116 años humanos.

A medida que el gato envejece, necesita una atención especial. Obviamente, existen aún más probabilidades de que las enfermedades que ya son comunes durante la fase senior se desarrollen ahora. Por ello, debes realizar controles y exámenes médicos periódicos. Muchos de los problemas y enfermedades de los gatos ancianos se pueden tratar con éxito, de modo que pueden tener una buena calidad de vida.