Enfermedad de Borna en los gatos

La enfermedad de Borna es una patología que afecta al sistema nervioso de los gatos y que produce, entre otros síntomas, movimientos rígidos e inestables, incapacidad para saltar y cambios en el comportamiento.

Se considera que el causante de esta enfermedad es el bornavirus, el cual se ha aislado en el sistema nervioso central de los gatos. Aunque no se ha logrado establecer con certeza el modo de contagio, se sabe que afecta en mayor medida a los ejemplares macho –sobre todo a los que pasan mucho tiempo en la calle– que a las hembras. Esta patología la padecen gatos de todas las edades, aunque es inusual en crías de menos de un año.

Síntomas de la enfermedad de Borna en los gatos

Los gatos con la enfermedad de Borna pueden presentar en un primer momento fiebre, un descenso en su nivel de actividad y pérdida de apetito seguidos de trastornos motores.

Sus movimientos serán rígidos y pausados, como en "cámara lenta"; también  se tambalean, lo que se aprecia con mayor claridad en el tercio posterior. Ocasionalmente, los gatos afectados pueden mostrar dificultades para saltar.

También se manifiestan cambios en el comportamiento, el gato puede buscar el contacto en mayor medida y/ o maullar de forma excesiva. Les puede resultar difícil retraer las garras, lo que hace que estas suenen al caminar.

También pueden mostrar signos de dolor en el lomo y, a veces, estreñimiento.

Diagnóstico

Para un diagnóstico fiable se requiere una necropsia, puesto que los síntomas desarrollados por el animal son característicos pero no diagnósticos. Es decir, el veterinario no puede efectuar un diagnóstico simplemente explorando al gato.

El examen del sistema nervioso permite la detección de alteraciones (la llamada "meningoencefalitis no purulenta").

Los análisis de sangre y de muestras de líquido cefalorraquídeo pueden evidenciar cambios compatibles con la enfermedad de Borna, si bien no confirman el diagnóstico.

Mediante otras pruebas de diagnóstico avanzado como la resonancia magnética y la tomografía computarizada, se pueden descartar o corroborar otras patologías neurológicas con un cuadro similar de los síntomas.

Tratamiento

No existe ningún tratamiento contra la enfermedad de Borna. Se suelen emplear compuestos que atenúan la inflamación del sistema nervioso y se han ensayado otros fármacos, pero el efecto de estos no ha podido valorarse convenientemente.

Pronóstico

Algunos gatos con la enfermedad de Borna enferman rápidamente de gravedad.

Los que sobreviven a la fase aguda, desarrollan síntomas crónicos pero más leves.

Algunos ejemplares viven muchos años tras haber contraído la enfermedad de Borna.

También se da el caso de gatos que tras haber convivido largo tiempo con esta patología, experimentan una recaída y vuelven a entrar en fase aguda.