Consejos para mantener nuestro gato en forma

El clásico dibujo animado de Garfield puede ser muy divertido, pero no es un buen modelo a seguir por nuestro gato. El sobrepeso es un problema creciente para muchos gatos del mundo occidental. Aquí encontrarás una guía sobre problemas y soluciones ante esta situación.

La razón de los problemas de obesidad es que nuestro gato ingiere demasiadas calorías en relación con lo que quema. Un plato de comida constantemente lleno es difícil de resistir para muchos gatos. Y comer constantemente, junto a una vida sedentaria en su mantita favorita puede causar un rápido aumento de peso.

¿Tiene importancia si mi gato tiene sobrepeso?

Sí, en realidad la tiene. Tener sobrepeso u obesidad aumenta el riesgo de enfermedades graves como la diabetes. Enfermedades que pueden, por extensión, acortar la vida de tu mimoso amigo.

El sobrepeso también dificulta que tu gato se mueva normalmente o se asee adecuadamente. Nos podemos imaginar lo que esto supone para un animal conocido por su agilidad y limpieza.

¿Cómo sé si mi gato ha aumentado de peso?

A un gato de peso normal, se le puede ver la cintura si se le mira desde arriba y se le sienten fácilmente las costillas cuando se le acaricia. Si hay que presionar para sentirlas, tiene sobrepeso y, si no podemos sentirlas, probablemente sufra de obesidad. Esto último significa que pesa, al menos, un 15% más que su peso ideal.

Si no estás seguro, pídele a tu veterinario que examine al gato o pésalo regularmente para realizar un seguimiento del peso por tu cuenta. Lo mejor que puedes hacer por tu gato es tratar de que se mantenga en forma, ya que poner un gato a dieta puede ser una tarea difícil.

¿Qué hago si mi gato tiene sobrepeso?

En primer lugar, le harás un gran favor a tu gato ayudándole perder peso. Un gato sano y de peso normal es un gato más feliz. Sin embargo, es importante que tu gato no pase hambre, ya que su hígado puede sufrir. Una pérdida de peso de alrededor del 2 por ciento por semana suele ser un buen objetivo.

Si tu gato tiene un poco de sobrepeso, ayudaría dejar de darle golosinas y reducir la dosis de su comida habitual. Si se requiere una mayor pérdida de peso, es bueno cambiar a una dieta más ligera. Y asegúrate de que tu gato se mantenga activo con muchos juegos y actividades, especialmente si es un gato casero. El mayor problema para ellos es llevar una vida sedentaria combinada con alimentos altos en carbohidratos. En estos casos, es mejor darles comida enlatada, ya que contiene menos hidratos de carbono que la comida seca. Y recuerda, el ejercicio diario es extremadamente importante para que tu gato se mantenga en forma. ¡Es divertido tanto para ti como para él!

Tu veterinario puede ayudarte a determinar si la obesidad está relacionada con alguna enfermedad y establecer un programa especial para perder peso si fuese necesario.