cepillar-dientes-gato

Cómo cepillarle los dientes a nuestro gato

¿Con qué frecuencia cepillas los dientes de tu gato? Mediante el cuidado dental regular puedes prevenir muchos problemas como inflamación de las encías, sarro y un mal aliento. Sigue estos sencillos pasos para tener éxito con el cepillado de dientes.

La conciencia de la salud dental felina sigue siendo inadecuada para muchos. Casi un tercio de los dueños de gatos nunca llevan a su gato al veterinario para que les examinen los dientes. Al igual que nosotros los humanos, los gatos son susceptibles a la placa, el sarro y la inflamación de las encías si se descuida su cuidado dental. Por lo tanto, cepillarles los dientes de vez en cuando es una buena manera de mantener a raya esta molestia.

¿Cómo le cepillo los dientes a mi gato?

  1. Comienza cuando tu gato todavía es pequeño. De esta forma es más fácil entrenarlo para que se acostumbre al cepillo de dientes. Hazlo cuando el gato esté tranquilo y empieza tocando o manipulando suavemente la boca de su gato. Recompénsalo de inmediato si permanece en silencio y responde a tu solicitud. Luego avanza lentamente, desde mover los labios hasta pasar el dedo y luego una esponja suave y húmeda a lo largo de sus dientes y encías. Puedes realizar varias sesiones antes de llegar al siguiente punto: el cepillo de dientes.
  2. Usa un cepillo de dientes húmedo de cerdas suaves o un cepillo de dientes. Si lo deseas, agrega pasta dental veterinaria, pero ten en cuenta que el uso de pasta de dientes puede complicar el cepillado, a los gatos a menudo les gusta el sabor y prefieren lamerlo, en lugar de dejarse cepillar.
  3. Cepilla con movimientos circulares, enfocándote en la línea de las encías. Comienza en la parte posterior de la boca y avanza. El lado externo de los dientes es lo más importante, ya que la mayoría de las partículas de comida y la placa generalmente se encuentran allí.
  4. Mantén la calma y una actitud positiva y amable. Nunca fuerces a tu gato y no te olvides de elogiar y recompensar con golosinas. Sé persistente, pero ten expectativas razonables sobre el progreso que irás haciendo.
  5. Y recuerda: si tu pequeño amigo piensa que este es un juego divertido que implica una recompensa, estará más ansioso por jugar.

Una recomendación también es visitar al veterinario anualmente para examinar los dientes de su gato y, si es necesario, recibir la ayuda y el asesoramiento necesarios.