vomita gato

Los vómitos en los gatos pueden producirse por varias razones. Principalmente, surgen por problemas digestivos como gastritis, pancreatitis, bolas de pelo, parasitosis, alteraciones alimentarias u otras patologías como la diabetes, el hipertiroidismo o la insuficiencia renal.

¿Cómo diferenciar los vómitos por bola de pelo de una enfermedad u otra patología más grave?

Debido al acicalamiento, los gatos ingieren cantidades de pelo que a veces no son capaces de eliminar de forma fisiológica mediante su sistema digestivo. Si el sistema digestivo de nuestro gato funciona adecuadamente debe ser capaz de eliminarlo a través de las heces sin dificultad. A veces, los gatos de pelo largo pueden formar bolas de pelo en el estómago y expulsarlas al exterior a través de los vómitos. Si el vómito por bolas de pelo se produce de manera frecuente puede ser indicativo de alguna enfermedad subyacente y es necesario llevarlo a nuestro veterinario de confianza para que indague sobre la causa principal.

¿Qué signos deben alertarnos o preocuparnos cuando nuestro gato vomita?

Lo más importante es distinguir los vómitos agudos de los crónicos, ya que de ello va a depender la premura con la que debemos llevar a nuestro gato al veterinario.

Si nuestro gato vomita varias veces un mismo día y todo lo que ingiere lo vomita, es necesario llevarlo de urgencia, pues corre riesgo de deshidratarse.

Si los vómitos son crónicos, es decir, nuestro gato vomita dos o tres veces al mes, come menos de lo normal y/o notamos que ha perdido peso, es necesario revisarlo porque es probable que haya una enfermedad de base.

Otro de los signos clínicos que está estrechamente relacionado con los vómitos es la diarrea y, en ocasiones, ambos signos comparten la misma causa subyacente.

¿Cómo tratar los vómitos (imagino que dependerá de lo que el gato padezca)?

El tratamiento varía en función de la causa que está provocando dichos vómitos. En ocasiones, algo tan sencillo como un cambio de dieta puede ser suficiente para tratar, por ejemplo, problemas de intolerancias alimentarias o de bolas de pelo. Otras veces se necesita de un amplio estudio veterinario para diagnosticar y tratar adecuadamente los vómitos de nuestro gato.

Por último, señalar la importante repercusión que tienen los cuidadores de los gatos realizando un riguroso seguimiento vacunal y desparasitando debidamente a sus mascotas. De esta forma, se pueden descartar muchos agentes infecciosos que provocan los vómitos en nuestros gatos, disminuyendo así la lista de diagnósticos diferenciales y ayudando a encontrar la causa principal de dichos vómitos.

Paula González de Hoyos, veterinaria de AniCura Asturpet Hospital Veterinario