Servicio de Yodo Radiactivo

Servicio de Yodo Radiactivo

El hipertiroidismo es la enfermedad endocrina más frecuente en gatos, afectando mayoritariamente a pacientes a partir de los 10 años de edad. Aunque existen varios métodos de tratamiento (medicamentos antitiroideos, cirugía o dieta restrictiva), la terapia más efectiva y segura es el yodo radiactivo.

AniCura Ars Veterinaria es el único centro de su área y segundo en todo el territorio español en disponer de este servicio.

Información relevante para veterinarios

¿Qué es el yodo radiactivo?

La terapia con yodo radiactivo (I-131) es considerado el tratamiento de elección para el hipertiroidismo felino. El objetivo del tratamiento es resolver el hipertiroidismo y evitar el hipotiroidismo. Una sola inyección de yodo radiactivo cura el hipertiroidismo en aproximadamente el 95% de los gatos.

El yodo radioactivo se administra vía subcutánea y se concentra en las células foliculares tiroideas hiperactivas incorporándose a la tiroglobulina. El isótopo I-131 emite rayos gamma y partículas beta. Los efectos ionizantes de las partículas beta son los responsables de la destrucción de las células hiperactivas. Debido a que las partículas beta viajan a una distancia corta de 1 a 2 mm, la glándula paratiroides no se ve afectada. El tejido tiroideo atrófico no concentra el yodo y sólo el tejido tiroideo hiperactivo funcional es afectado por el tratamiento. El yodo que no se concentra en la glándula tiroides se elimina a través de la orina y heces. Los gatos deben permanecer con nosotros en una instalación adaptada de aislamiento de 2 a 7 días después de la inyección dependiendo de los niveles de radiación. Nuestro equipo de hospitalización cuida y vigila (sistema de cámaras), alimenta y limpia las jaulas de certificación Cat Friendly Oro durante todo momento. 

¿Es importante saber si es mi paciente es un buen candidato?

El estado de salud del gato debe ser buena. Durante el período de hospitalización no podemos manipular en exceso al gato sin estar expuestos a altos niveles de radioactividad. Por ejemplo, gatos con enfermedades graves, inestables o no controladas como la diabetes mellitus, insuficiencia cardíaca, epilepsia, insuficiencia renal avanzada… no son buenos candidatos. Sin embargo, antes de descartar el tratamiento en estos pacientes, recomendamos que te pongas en contacto con nuestro equipo. Por ejemplo, podemos tratar pacientes que reciben insulina siempre que la diabetes esté bien controlada.

Durante la visita de evaluación se realizará un análisis de sangre y orina con una medición de la presión arterial. Aconsejamos en algunos pacientes realizar radiografías torácicas y ecografía abdominal si se sospecha de comorbilidades que puedan influir en la decisión de tratar e idoneidad para el aislamiento. En algunos casos, se deben realizar pruebas adicionales (por ejemplo, ecocardiografía).  

NO es imprescindible que el paciente haya sido tratado con medicación (metimazol, carbimazol) o dieta Hill's y/d antes del tratamiento definitivo de yodo radiactivo. Aunque los estudios muestran que hasta el 50% de los gatos hipertiroideos pueden desarrollar azotemia con el tratamiento, independientemente del método utilizado (médico, quirúrgico o yodo radiactivo), esto no modifica la supervivencia ni calidad de vida del gato. Esto ocurre porque la tasa de filtración glomerular aumenta durante el hipertiroidismo y la verdadera función renal del gato solo puede evaluarse una vez que la tasa de filtración glomerular se reduce con la normalización de los niveles de la hormona tiroidea. Es importante recordar que el daño renal existe previamente al tratamiento y que el hipertiroidismo no controlado tiene efectos negativos para los riñones.

Finalmente, es importante parar el tratamiento (dieta, carbimazol, metimazol…) dos semanas antes de la administración del yodo radiactivo.

 

¿Durante cuánto tiempo estará hospitalizado el gato?

La respuesta a esta pregunta depende de cada caso. Tras recibir el tratamiento, los gatos permanecen en nuestras instalaciones de 2 a 7 días dependiendo de los niveles de radiación. Debido a la legislación vigente de protección radiológica, los pacientes no pueden ser visitados, pero estarán cuidados con cámaras las 24 horas por nuestro equipo de hospitalización.

Cuando el gato vuelva a casa, es importante tener una serie de precauciones especiales durante las dos semanas siguientes:

¿Cómo monitorizamos a los gatos que han sido tratados con yodo radioactivo?  

La concentración de la hormona tiroidea es generalmente normal cuando los gatos son dados de alta del hospital. Ocasionalmente, transcurren algunas semanas antes de que la concentración de hormona tiroidea se reduzca a la normalidad después del tratamiento.

Se recomiendan controles al mes, 3 meses y 6 meses después de la administración del yodo radiactivo. Estos controles pueden ser en su centro veterinario o en AniCura. Entendemos que no siempre es fácil para los propietarios regresar a nuestro hospital, por lo tanto, los controles se pueden realizar en vuestro centro veterinario si es conveniente. Recomendamos un examen físico completo, que incluya el peso corporal y la medición de la presión arterial, bioquímica sérica y las pruebas tiroideas, así como el análisis de orina en cada visita. Los análisis y envío de la sangre al laboratorio IDEXX (al mes, 3 meses y 6 meses) están incluidos en el coste del tratamiento. Algunos pacientes pueden desarrollar hipotiroidismo (alrededor del 5 – 10%). Aunque el porcentaje es bajo, algunos gatos necesitaran suplementación hormonal durante el resto de su vida.

Agradecemos la confianza depositada en nuestro centro. Estamos a tu disposición para resolver cualquier duda.

Información relevante para dueños de mascotas

¿Qué es el hipertiroidismo?

La glándula de la tiroides está ubicada en el cuello, cerca de la tráquea. Es una glándula endocrina que produce hormonas. Las hormonas tiroideas controlan el ritmo de muchas actividades en el cuerpo como la rapidez con que el gato quema calorías o la rapidez con que su corazón late, entre muchas otras. Todas estas actividades son parte del metabolismo. Si la tiroides está demasiado activa, produce más hormonas tiroideas de las que el cuerpo necesita. Esto se llama hipertiroidismo.

Cada paciente puede presentar diferentes signos clínicos. Algunos gatos son hiperactivos y algunos persistentemente inquietos o nerviosos. Los vómitos y la diarrea también pueden ocurrir. Con menos frecuencia, los propietarios pueden notar que sus gatos están jadeando, apáticos, tienen dificultad para respirar, comen poco, se comportan de manera extraña o buscan lugares frescos.

En la mayoría de gatos (alrededor del 97%), la causa del hipertiroidismo es la presencia de un crecimiento benigno (hiperplasia / adenoma) de la glándula tiroidea. Un pequeño número (aproximadamente un 3%) tienen un tumor tiroideo maligno. El diagnóstico de hipertiroidismo se consigue midiendo la hormona tiroidea en sangre (tiroxina o "T4").

¿Cómo tratamos el hipertiroidismo?

Existen cuatro opciones para el tratamiento del hipertiroidismo en gatos, cada uno con sus ventajas y desventajas. Los gatos hipertiroideos que no reciben tratamiento tienden a deteriorarse, mientras que el tratamiento por lo general devolverá a su gato a un estado de salud razonable o puede curarlo por completo. Una opción de tratamiento es el uso de un medicamento oral (pastilla o jarabe) llamado carbimazol (VidaltaÒ) o metimazol (FelimazolÒ o ApelkaÒ) durante el resto de su vida. Este medicamento funciona impidiendo que la glándula tiroides produzca la hormona tiroidea. Los efectos secundarios de las pastillas son poco frecuentes, pero incluyen vómitos, problemas cutáneos, pérdida del apetito y, en ocasiones, anomalías graves en sangre. Otra alternativa es alimentar a los gatos con una dieta especial (Hill's y/dÒ) muy baja en yodo para que las glándulas tiroideas (que incorporan este elemento) no puedan fabricar más hormonas. El problema de este tratamiento es que si el gato come otra comida (incluyendo premios, extras…), el tratamiento de la dieta no será efectivo.

La cirugía se realiza con el objetivo de eliminar la glándula tiroides anormal. La cirugía puede resolver el hipertiroidismo y curar a su gato. Uno de los problemas de la cirugía es que requiere anestesia. Además, durante la cirugía, las glándulas llamadas glándulas paratiroides (que regulan el nivel de calcio) pueden resultar dañadas. Si esto sucede, se deberá administrar una hormona de reemplazo al menos temporalmente. Al igual que cualquier tratamiento, la cirugía no siempre es exitosa. En particular, en algunos casos si se extirpa sólo una glándula de tiroides, la cirugía puede que se deba repetir varios meses o años más tarde si hay más glándulas afectadas. A veces, la glándula tiroides se encuentra en un lugar inusual (localización ectópica) y no se puede llegar fácilmente quirúrgicamente.

 La cuarta opción de tratamiento es el uso de yodo radiactivo. El yodo se usa para producir hormona tiroidea. El yodo que es radiactivo destruirá las células tiroideas anormales (hiperactivas). Este es un tratamiento extremadamente eficaz (aproximadamente el 95% de los gatos responden a una sola inyección) y resuelve el hipertiroidismo de forma rápida y sin dolor. El yodo se inyecta debajo de la piel en la parte posterior del cuello como una vacuna. El inconveniente es que los gatos necesitan pasar un tiempo en una instalación de aislamiento especial mientras eliminan casi toda la radioactividad (en su orina y heces) antes de regresar a casa. Nuestro equipo de hospitalización cuida y vigila (sistema de cámaras), alimenta y limpia las jaulas durante todo momento. Solo unos pocos centros veterinarios pueden ofrecer este tipo de tratamiento. 

¿Tu gato es un buen candidato para recibir yodo radiactivo?

 La mayoría de los gatos hipertiroideos son buenos candidatos para el tratamiento con yodo radiactivo. Sin embargo, se deber realizar una visita para valorar si tu gato es un buen candidato. Esta es una lista de verificación de requisitos: ·

¿Cómo funciona el tratamiento? 

El tratamiento tiene un éxito del 95%. Aquellos gatos que se mantengan hipertiroideos a los 6 meses después de la administración del yodo radiactivo, se les puede administrar una segunda inyección. En caso de la presencia de un tumor tiroideo maligno, se necesitaría una dosis más elevada. Algunos pacientes pueden desarrollar hipotiroidismo (alrededor del 5 – 10%). Aunque el porcentaje es bajo, algunos gatos necesitaran suplementación hormonal durante el resto de su vida. Las pastillas que controlan los niveles de la hormona tiroidea o la dieta Hill's y/dÒ deben pararse dos semanas antes de la administración del yodo radiactivo. Es importante retirar la comida a partir de la medianoche del día antes, pero el agua debe estar disponible en todo momento. Si tienes alguna pregunta con respecto a la idoneidad de tu gato para el tratamiento, o cualquier duda sobre la interrupción del mismo, ponte en contacto con tu veterinario o con el servicio de Medicina Interna de nuestro centro.

¿Durante cuánto tiempo estará hospitalizado mi gato?

La respuesta a esta pregunta depende de cada caso. Tras recibir el tratamiento los gatos permanecen hospitalizados en nuestras instalaciones de 3 a 7 días dependiendo de los niveles de radiación. Debido a la legislación vigente de protección nuclear, los pacientes no pueden ser visitados por los propietarios, pero estarán cuidados por nuestro equipo de hospitalización.

Cuando tu gato vuelva a casa, es importante tener una serie de precauciones especiales durante las dos semanas siguientes:

Se recomiendan controles al mes, 3 meses y 6 meses después de la administración del yodo radiactivo. Estos controles pueden ser en su veterinario habitual o en AniCura Ars Veterinaria Hospital Veterinari.