Hemodiálisis

La diálisis tiene como objetivo reemplazar dos funciones básicas del riñón: la eliminación de sustancias tóxicas y el control del balance hídrico del organismo. Los riñones son órganos esenciales que, además de actuar a modo de filtro eliminando productos metabólicos y toxinas de la sangre, participan en el control integrado del líquido extracelular y del equilibrio electrolítico. Cuando un fallo renal agudo acontece, la diálisis es el único tratamiento capaz de permitir que los riñones se recuperen y puedan realizar de nuevo su función.