procesionaria

¿Qué debemos hacer si nuestro perro ha estado en contacto con la oruga procesionaria?

Problemas como necrosis en la lengua o incluso lesiones graves en el esófago si la saliva está contaminada y llega al interior del animal, suelen ser algunas de las consecuencias del contacto con estos insectos si nuestra mascota no es tratada a tiempo por un profesional veterinario. Eritemas o rojeces en la piel, babeo espeso, boca inflamada, jadeos o incluso que el animal no se levanta, son algunos de los síntomas que nos pueden hacer sospechar que nuestro perro ha estado en contacto con la oruga procesionaria. Este lepidóptero abunda en los bosques de pino de toda España, especialmente en las zonas más cálidas y, debido a las altas temperaturas, inusuales en esta época del año, ya podemos encontrárnoslas en algunos pinares

La procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa) es una especie de lepidóptero que produce importantes daños en los pinos, aunque también ataca a cedros y abetos. Las orugas (fase de larva) están cubiertas de pelos urticantes que se desprenden y flotan en el aire, por lo que pueden provocar irritación en oídos, nariz y garganta en los seres humanos, así como intensas reacciones alérgicas, y consecuencias más graves en animales, como los perros.

La oruga procesionaria abunda en los bosques de pino de toda España, especialmente en las zonas más cálidas, y debe su nombre a que se desplazan una detrás de la otra como si fueran en procesión. Las cálidas temperaturas que estamos teniendo este invierno han anticipado la aparición de este peligroso insecto, que despierta la curiosidad de los perros al ver algo moverse en el suelo y querer olerlo, jugar o incluso comerlo.

La sustancia que desprenden estas orugas es una toxina denominada Thaumatopina, que en estos animales pueden tener consecuencias fatales si no se trata a tiempo, como necrosis en la lengua o incluso lesiones graves en el esófago si la saliva está contaminada y llega al interior del animal.

¿Qué hacer si mi perro ha estado en contacto con la procesionaria?

Conocer los síntomas y cómo prevenir el contacto con la procesionaria nos ayudará a evitar mayores consecuencias en la salud de nuestras mascotas y en la nuestra propia o de nuestro entorno. Para ello, José Ballester, veterinario y Practice Manager de AniCura Velázquez Hospital Veterinario, nos ofrece las siguientes recomendaciones:

“Debido a las altas temperaturas que estamos teniendo en esta época del año, en nuestra clínica ya hemos atendido a varios perros afectados por el contacto con la oruga procesionaria”, afirma Ballester. “Actuar a tiempo en caso de contacto con la oruga puede reducir considerablemente las consecuencias”, concluye el veterinario.

El trabajo de prevención de los equipos de control de plagas de las ciudades juega un papel muy importante para controlar la invasión de este tipo de oruga. Se deben retirar los nidos cuando todavía nos han salido los gusanos, que suele ser entre los meses de noviembre a enero, dependiendo de la climatología. Una vez retirados los nidos, se embolsan y se destruyen, generalmente quemándolos. Esto ayuda a que no nazcan nuevas orugas y se reduce considerablemente la plaga.

Sobre AniCura

AniCura es un grupo de hospitales y clínicas veterinarias especializadas en animales de compañía. AniCura se fundó en 2011 tras la primera fusión de hospitales veterinarios en la región nórdica, bajo la idea de compartir recursos y crear oportunidades para lograr una mejor atención veterinaria. En la actualidad, AniCura es un referente en materia de atención veterinaria especializada para los cuidadores de mascotas y los veterinarios de todo Europa.

AniCura ofrece una amplia gama de servicios veterinarios de alta calidad que cubren la atención médica preventiva y básica, diagnóstico avanzado, medicina interna, cuidados intensivos, cirugía y ortopedia. AniCura también ofrece servicios de rehabilitación, fisioterapia, asesoramiento dietético, así como productos de alimentación y complementos para el cuidado de las mascotas.

AniCura proporciona una atención veterinaria de alta calidad en los 300 establecimientos que existen alrededor de Europa, dando un servicio seguro y accesible tanto para el paciente como para su cuidador. Cada año, los 6.000 profesionales que forman parte de AniCura atienden a más de tres millones de pacientes. AniCura es un socio de confianza para la formación veterinaria y la referencia de casos complejos.

Desde 2018, AniCura forma parte de Mars Petcare, compañía familiar centrada en la medicina veterinaria.

Para obtener información sobre cómo AniCura está trabajando para dar forma al futuro de la atención veterinaria, visite nuestro sitio web: www.anicura.es

Para más información y entrevistas:

ATREVIA

Irene Fernández, ifernandez@atrevia.com
Sara Luque, sluque@atrevia.com
Aarón Añover, aanover@atrevia.com
91-564 07 25