Las 12 uvas de la suerte, muy peligrosas para tu mascota

· Las intoxicaciones alimentarias son un problema frecuente durante la Navidad y las mascotas también están más expuestas durante esta época del año

· Algunos dueños deciden compartir platos y dulces navideños con sus mascotas a modo de recompensa

· Los dulces, el chocolate, las uvas y las pasas son tóxicos para los perros e incluso en pequeñas cantidades pueden causar daños en los órganos internos y, en casos extremos, la muerte

Madrid, 17 de diciembre de 2019.- La Navidad es el periodo del año favorito para muchas personas por sus platos y dulces típicos. Turrones, polvorones, mazapanes, mantecados, roscones y un sinfín de manjares hacen el deleite de todos los paladares. En algunas ocasiones los cuidadores deciden compartir su alegría y dulces navideños con sus mascotas a modo de recompensa. Sin embargo, lo que comemos los humanos puede ser muy peligroso para nuestros amigos de cuatro patas y especialmente los platos típicos de Navidad.

“Los dulces, el chocolate, las uvas y las pasas son tóxicos para los perros e incluso en pequeñas cantidades pueden causar daños en los órganos internos y, en casos extremos, la muerte", comenta Victoria Lorido, Vet Project Manager de AniCura Iberia. “Durante la temporada navideña, AniCura recibe significativamente más mascotas que sufren de problemas estomacales e intestinales que en otras épocas del año”, añade la experta.

Las necesidades nutricionales y el aparato digestivo de las mascotas son distintos al de los seres humanos. En este sentido, ante un mismo alimento el organismo de los perros y gatos reacciona de una forma diferente. Los platos típicos de Navidad, por norma general, contienen un alto contenido en grasas y sal, que pueden causarles vómitos y diarrea. Además, este tipo de alimentos es alto en calorías y la obesidad en animales de compañía es un problema grave. De hecho, más de la mitad de los gatos (60%) y perros (56%) tienen sobrepeso u obesidad1.

5 alimentos navideños potencialmente mortales para nuestras mascotas

· Las uvas de la suerte: las uvas son uno de los alimentos con más arraigo en la Navidad española, pues son el elemento central sobre el que gira la tradición de las campanadas. Un perro que ha comido pasas o uvas puede sufrir daños irreversibles en sus riñones, que en el peor de los casos pueden ser fatales. Los signos y síntomas del daño renal a veces pueden aparecer gradualmente y no siempre son evidentes de inmediato.

· El chocolate: el chocolate es el rey de la repostería y todos los dulces típicos de la Navidad tienen su versión chocolateada como el turrón o los roscones. El chocolate negro y el cacao son especialmente peligrosos, ya que contienen grandes cantidades de teobromina. La intoxicación por teobromina afecta al sistema nervioso, al sistema cardiovascular y los músculos. El chocolate con leche también contiene teobromina, pero en concentraciones más bajas.

· Las costillas: la carne no puede faltar en ninguna celebración navideña. Sin embargo, alimentos como las costillas o ciertos cortes del pollo contienen pequeños huesos que puede causar lesiones en el tracto digestivo del perro. En general, no es una buena idea dar a nuestros animales huesos, pero especialmente debemos evitar darles aquellos de menor tamaño y que se rompan con facilidad.

· El xilitol: los dulces navideños se adaptan a las tendencias nutricionales actuales y a la creciente preocupación por llevar una alimentación con un menor consumo de azúcar. Por ello, hoy en el supermercado podemos encontrar propuestas de turrones y dulces navideños realizados con edulcorantes como el xilitol, también conocido como azúcar de abedul. Este endulzante tiene propiedades similares a la insulina en perros, e incluso en pequeñas cantidades puede elevar el nivel de azúcar en la sangre fuertemente, conduciendo a convulsiones, coma y la muerte del animal.

· Alimentos con mucho ajo y cebolla: los sofritos y salsas de muchas recetas navideñas se elaboran a base de grandes cantidades de cebolla y ajo. Estos alimentos no son saludables para nuestras mascotas. De hecho, las cebollas causan hemólisis, que puede dañar los glóbulos rojos y causar anemia grave.

“Ciertos tipos de intoxicaciones alimentarias en mascotas presentan síntomas agudos, mientras que otros aparecen gradualmente después de unos días o incluso una o dos semanas. Una vez producida la intoxicación, debemos acudir a la consulta veterinaria con rapidez, el pronóstico a menudo es bueno ya que se puede hacer un vaciado del estómago. Por lo tanto, si atrapas a tu perro con la nariz en la caja de chocolate, acude a tu veterinario lo antes posible”, comenta Victoria Lorido, Vet Project Manager de AniCura Iberia.

Sobre AniCura

AniCura es un grupo clínicas y hospitales veterinarios especializados en animales de compañía. La empresa, que surgió con la idea de brindar una mejor asistencia veterinaria aunando recursos, inició su andadura en 2011 fruto de la primera fusión de hospitales veterinarios en los países nórdicos. La compañía cuenta con 270 clínicas alrededor de Europa, 21 de ellas en España, 5.500 trabajadores, de los cuáles 250 trabajan en nuestro país, y atiende anualmente a más de dos millones de pacientes.

AniCura ofrece una amplia gama de servicios médicos y quirúrgicos: cuidados preventivos y atención básica, diagnósticos avanzados, medicina interna, cuidados intensivos, cirugía general, ortopedia, etc. Ofrecemos también rehabilitación, fisioterapia y asesoramiento dietético, así como piensos y productos seleccionados para el cuidado de los animales.

Para más información y entrevistas:

ATREVIA

Irene Fernández, ifernandez@atrevia.com

Sara Luque, sluque@atrevia.com

Aarón Añover, aanover@atrevia.com

91-564 07 25