perro lame patas

Aunque estamos ante uno de los comportamientos más habituales entre los canes, Elena Dieguez, Practice Manager de AniCura Abros Hospital Veterinario, explica que no lo es tanto si esa conducta forma parte de la rutina diaria y desvía la atención de nuestro perro de otras actividades principales como jugar o comer.

Llegados a ese punto, será una llamada de que algo está ocurriendo y hay que interpretarla como una señal de alerta. Con su comportamiento se está comunicando con nosotros y debemos prestarle atención porque son muchas las causas que puede haber detrás: alergias, problemas ortopédicos, infecciones, tumores, traumatismos, causas psicológicas, etc. 

¿Debemos preocuparnos?

Entonces, ¿cuándo deberíamos preocuparnos? El lamido de las patas, sobre todo de los pies y sobre todo si es más acusado en algún miembro o en una parte concreta (entre los dedos, en los carpos o tarsos), suele ser un signo que debe alertar a los cuidadores sobre alguna patología. La frecuencia y obsesión es lo que debe poner en alerta al cuidador. 

Posibles causas físicas

Y es que puede haber tanto causas físicas como psicológicas tras este comportamiento. En medicina veterinaria siempre se descartan las causas físicas antes de dar un diagnóstico de etiología comportamental. Aunque a priori no se obvia la relación, una alergia alimentaria o una dermatitis atópica puede tener como único síntoma un exceso de lamido de los pies, como queriendo limpiarse los dedos por encima y por debajo, incluso mordisqueándose. Igual que los codos o rodillas son muy sensibles en personas atópicas, ocurre lo mismo con los pies en los perros atópicos.

Si se observa con atención, separando los dedos es muy posible que se aprecien zonas enrojecidas, húmedas, a veces erosionadas y que desprenden mal olor. Es muy importante en perros alérgicos limpiar diariamente entre los dedos y el nacimiento de las uñas, retirando hacia atrás el pliegue que lo cubre, para eliminar alérgenos y exceso de microorganismos que van a aumentar la sensación de picor. 

Problemas ortopédicos

Pero hay más motivos que pueden estar detrás de este comportamiento. También los problemas ortopédicos pueden ser causa de un lamido excesivo. En este caso, el lamido ocurrirá en un área concreta, son frecuentes las úlceras por lamido en carpos o tarsos debido a artrosis, artritis, etc. El veterinario encontrará el punto de dolor en la exploración y valorará si hacer pruebas de imagen (TAC, radiografías, ecografía etc.) para encontrar el problema. 

Pequeñas lesiones

Otras veces puede haber una lesión muy pequeña prurítica o dolorosa, que hace que los perros reaccionen con el lamido. En verano, por ejemplo, es frecuente que se enreden espigas en el pelo de los pies y se claven, a veces lo que alerta al cuidador es el lamido del pie.

En el caso de los perros con problemas de apoyo, mucho peso y pelo corto, como los Bulldog inglés, pueden tener quistes interdigitales porque apoyan parte del peso en la piel que está entre las almohadillas, los pelos se rompen dentro de la piel y se forma una inflamación alrededor. Pueden resultar muy dolorosos y el perro reacciona con el lamido. 

Por lo tanto, casi siempre hay una causa física detrás del lamido, pero a veces el origen puede ser comportamental. Un lamido crónico por una causa física puede acabar siendo un hábito y aunque se solucione la causa física continuará haciéndolo si no tratamos también ese componente psicológico. Aquí debemos hacer referencia a una enfermedad tediosa y complicada de tratar, los granulomas acrales por lamido, más frecuentes en perros machos, de razas grandes que viven en el exterior y que pasan mucho tiempo solos. Por lo general son animales con muy poco enriquecimiento ambiental y bien por falta de motivación o añadido a alguna enfermedad física, entran en un circulo vicioso crónico que aunque solucionemos las causas físicas el paciente continuará con el lamido compulsivo si no manejamos a la par el componente psicológico. Estos casos suelen necesitar el trabajo conjunto de dermatólogos y etólogos. 

Problemas de ansiedad o estrés

A veces el lamido compulsivo puede deberse a causas psicológicas. Ansiedad, estrés, perros que pasan solos muchas horas, perros nerviosos o muy activos y que hacen poco ejercicio o que no tienen estímulos, pueden canalizar esos desórdenes emocionales en estereotipias como el lamido compulsivo de los pies y patas. En estos casos, un educador o un etólogo podrán ayudarte y, en estos casos, se hace necesario modificar las condiciones en que vive el perro. 

Cuando se decide introducir un animal de compañía en la familia hay que pensar que es una relación que va a durar años y hay que conocer las responsabilidades que conlleva el satisfacer sus necesidades físicas y psicológicas.

¿Cómo debemos actuar?

Si empieza a lamerse mucho las patas de repente, lo mas probable es que tenga alguna herida o cuerpo extraño pegado. Si es así, valora la necesidad de acudir al veterinario.

Cuando es un comportamiento crónico, puede que los cuidadores no le den importancia o creen que se lame sólo para atraer su atención. Puede llegar a ser un gran problema, no solo por las lesiones que se autoinduzcan sino porque ese comportamiento no les deja descansar a ellos y ni a sus cuidadores, influyendo en la calidad de vida de toda la familia. 

No se le debe reñir ni castigar, hay que acudir al veterinario para que mediante las preguntas adecuadas y una exploración minuciosa pueda saber el motivo por que lo hace y poner una solución. 

Elena Dieguez, de Veterinaria de AniCura Abros Hospital Veterinario