alimentación perro

La alimentación de mi perro: peligros e intolerancias

La alimentación de nuestro perro debe ser completa, equilibrada y digestible. Partiendo de esa premisa, Alicia Fernández de AniCura Abros Hospital Veterinario, nos da las principales pautas para que reforcemos los mejores hábitos alimenticios de nuestro compañero y evitemos problemas posteriores.

¿Cómo debería ser la alimentación de un perro? La comida "humana"

Cuando hablamos de que la alimentación de nuestro perro debe ser digestible, nos referimos a la proporción de nutrientes disponibles en el alimento. Dichos nutrientes se clasifican en: agua, proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales. Por lo tanto, la composición de un pienso de alta gama para perros debe garantizar esa digestibilidad, aportando todos los nutrientes necesarios para la buena alimentación de nuestra mascota. 

Por eso, no sería peligroso darles comida de humanos (hasta un 10% de las kcal diarias que le corresponden en alimentos variados) siempre y cuando no sea cruda (salvo frutas), no contenga huesos y cuando tengamos el conocimiento de que dichos alimentos son digestibles, no tóxicos y sin bacterias ni parásitos que comprometan su salud. En el caso de que solo busquen comida humana, habrá que reforzar otros hábitos en el día a día, ya que los perros son animales de costumbre y obedecen a lo que sus cuidadores les hayan enseñado. 

¿Puede algún alimento dejar ciego a mi perro? 

No es que haya alimentos que directamente les dejen ciegos, pero si consumen en cantidad importante esos alimentos, como los que contienen glucosa, pueden generar una diabetes que que lo provoque indirectamente. 

¿Pueden comer a cualquier hora o es bueno establecer horarios? 

Es aconsejable establecer horarios ya que la rutina ayuda a su educación y a su digestión. Recomendaciones:

¿Influye su tamaño, raza o edad en el tipo de alimentación? 

Si influyen, como también su estado fisiliológico (gestación, crecimiento, lactancia), si son perros de trabajo (que necesitan un aporte superior de kcal diario) e incluso la época del año en que nos encontremos, aunque esto influye más a aquellos animales que viven en climas extremos donde necesitan más energía y que demandan hasta un 25% más o menos que las cantidades previstas. 

¿Cómo sabemos si nuestro perro tiene algún tipo de intolerancia?

Las intolerancias alimentarias son más frecuentes que las alergias alimentarias y no son la misma patología. En las alergias alimentarias existe una reacción del sistema inmunitario a un componente de la dieta que ese sistema lo nota como nocivo, por el contrario, en las intolerancias alimentarias la reacción es del sistema digestivo al no poder metabolizar correctamente ese componente alimentario.

Ambos casos pueden ocurrir tras la exposición a una nueva dieta y algunos síntomas dentro de la intolerancia, no suelen ser inmediatos. En el caso de que nuestro caso presente alguna de estas patologías, lo manifestará, por lo que lo mejor es acudir a nuestro veterinario para que haga un diagnóstico certero y prescriba una dieta apropiada. 

¿Es conveniente cambiar su alimentación cada cierto tiempo? 

No hace falta cambiarle la dieta si está con un alimento completo y equilibrado que nos asegura la nutrición adecuada pero si deberíamos cambiarla según las etapas de la vida de nuestra mascota, por enfermedad o cambios en su estado fisiológico. Igualmente, todo cambio, debe ir acompañado por el asesoramiento de nuestro veterinario

Alicia Fernández de AniCura Abros Hospital Veterinario